|
|
Next entry
 »

Arranque de la COP8

Comenzaron las actividades de la COP8 en la ciudad industrial de Curitiba, en el sur de Brasil. El evento arrancó con una reunión de bienvenida en el Jardín Botánico, donde los más de 3 mil participantes comenzaron sus trabajos de identificación de enemigos y aliados para las negociaciones, eso sí, degustando vino brasilenio y con una complaciente música de fondo.

El gobernador de Paraná pronunció un radical discurso contra los transgénicos (Paraná, el estado del sur donde nos encontramos, tiene una historia de lucha legal para declararse “libre de transgénicos”).

En realidad, puestos a pensar en la tecnología, y para este caso en la biotecnología, es muy difícil apasionarse en contra de unos bichos invisibles como los transgenes. Quienes siempre ponen el toque real y nos despiertan del suenio de los bocadillos y el aire acondicionado son los movimientos sociales y las organizaciones indígenas y campesinas instaladas en un campamento afuera del ultra moderno local Expotrade donde sesiona el CDB. Tienen una agenda de discusión sobre Terminator y todos los tipos de biopiratería y nos recuerdan permanentemente el motivo de todo este apasionamiento:

Terminator es la invención de la muerte programada, los organismos Terminator llevan en sí el veneno para suicidarse y para repartirlo descuidadamente a los cultivos a su alrededor.

Así, todo el tiempo tenemos que recordar que estamos aquí en una pelea por la vida, y no perder el sentido de tanto esfuerzo queriendo ver el underwear del gen, psicoanalizando delegados irremediables en los corredores, o suspirando por otra bacanal de bocadillos de bisutería y climatización artificial.

Esperamos hoy lunes 20 la aprobación de la agenda de discusión para aprovechar el momento preciso en que se discuta Terminator y utilizar todos nuestros recursos encantamiento personal y de convencimiento ético para inclinar la discusión en contra del enfoque de “caso por caso”y para fortalecer la moratoria de 2000 sobre las TRUGs.

Mientras, los pueblos indígenas y organizaciones campesinas preparan acciones sopresivas y molestas para los bien vestidos delegados y siguen recibiendo companieros de todos los rincones del planeta amenazados por la tecnología de semillas estériles.